Zachy

A la tierna edad de 4 años, Zachary Portnoy fue traído a St. Mary’s por sus padres Kevin y Robin, que lentamente se tornaban descorazonados de que su niño jamás volvería a ser el mismo pequeño que ellos conocían. Zachy ingresó a St. Mary’s después de una cirugía para extirparle un tumor cerebral y sufrió posteriormente dos accidentes cerebro vasculares que lo dejaron en estado de coma. Los cirujanos tenían reservas en cuanto a la recuperación de Zachy, y Kevin y Robin no sabían que les traería el futuro. En estos momentos de desesperación cuando la esperanza disminuía, un doloroso vacío se apoderaba de los corazones de Kevin y Robin cuando encontraron el Hospital St. Mary’s.

Luego de haber sido transferido a St. Mary’s, Zachy fue constantemente vigilado por personal capacitado de profesionales médicos y de prestadores de servicios de salud cubriéndolo de compasión y cuidados. Pasaron todas las horas dolorosas al lado de Zachy, junto a la familia Portnoy, esperando pacientemente el momento en que Zachy abriera los ojos y extendiera sus pequeños brazos para recibir un tierno abrazo, algo que el pequeño Zachy siempre amó. Sus esfuerzos por fin se vieron recompensados unos meses después.

Temprano en la mañana de un día miércoles, ocurrió un milagro. Zachy despertó del coma y dijo “mamá”. Robin y Kevin abrazaron a su hijo y lloraron cogidos de los brazos.

Durante los cinco meses siguientes Zachy fue sometido a un proceso intenso de rehabilitación intensa para aprender nuevamente a caminar y a hablar y para realizar las actividades cotidianas que casi siempre se las hace de manera inadvertida. Cuando Zachy fue dado de alta, su “familia” de St. Mary’s conformada por enfermeras y terapeutas, continuó ofreciéndole sus cuidados en su casa. Gracias a sus esfuerzos, Zachy pudo convertirse nuevamente en parte de su familia. Con los servicios de atención continua en su casa, Zachy pudo disfrutar de una vida feliz cargada de un indomable espíritu, facilitando su paso por la niñez. El Hospital St. Mary’s ayudó a que la familia Portnoy encuentre su plenitud y que pudiera disfrutar de algunos recuerdos más con su pequeño Zachy.

“Desde el momento que llegamos a St. Mary’s, nuestra familia recibió esperanzas,” afirmó Robín. “Fuimos rodeados de pensamientos positivos únicamente, y se nos dijo que cuando se trata de niños, todo es posible. Abrazaron a toda la familia y nos ofrecieron esperanzas cuando nadie más lo había hecho. Sabíamos que Zachy estaba en el lugar correcto, y St. Mary’s corroboró que estábamos en lo cierto,” dijo Robin.

Eventualmente el grave estado de salud de Zachy empeoró hasta que él sucumbió a su enfermedad en febrero del año 2007. Sin embargo, su memoria estará por siempre viva y fuerte en los corazones de quienes él tocó.La Familia de Zachy está agradecida por la calidad de vida que St. Mary ayudó a ofrecerle a este niño extraordinario.

En un generoso acto de retribución y en honor de la memoria del joven Zachy, los Portnoy conformaron un equipo denominado los “Delfines de Zachy” y congregaron a la comunidad de Great Neck, incluyendo sus empresas, los grupos sociales y a otros integrantes de la comunidad, para que apoyen a los niños con necesidades especiales en la Caminata Anual durante el Día de Diversión para los Niños y las Familias del hospital St. Mary’s. El año pasado, el equipo de los Portnoy tenía más de 400 miembros y reunió más de 60,000$ de la comunidad para apoyar los programas y servicios de St. Mary’s.

Los padres de Zachy están agradecidos con St. Mary’s por “haberles dado unos pocos años más de alegría” con su pequeño niño.